Viuda de Robin Williams declara de los ultimos días de vida del actor.

Robin Williams falleció en 2015 después de una hermosa carrera en el entretenimiento que dejó sonrisas en millones de rostros. Sin embargo, los últimos días del actor fueron todo menos felices debido a sus problemas de salud mental.

Tras su deceso, las autoridades lo encontraron en una habitación vacía. La muerte de Robin fue dictaminada como suicidio, causada por graves daños a su salud mental.

Hasta su último día, Robin Williams estuvo casado con Susan Schneider. Muchos años antes, estuvo casado con Valerie Velardi Williams, con quien dio la bienvenida a su primer hijo, Zachary “Zak” Williams.

La pareja se conoció en 1976 y se casó en 1978. Valerie conoció al actor cuando él trabajaba como cantinero. Sin embargo, años después de su boda, la carrera de Robin mejoró y así creció su amor por las mujeres.

Su unión había estado plagada de escándalos de infidelidades que eventualmente los llevaron a la corte de divorcio. Valerie compartió una vez que entendía el amor de su esposo por las féminas, pero todo lo que quería era que él fuera a casa con ella.

Según reportes, durante ese tiempo Robin había tenido una aventura con Marsha Garces, quien fue la niñera de Zak durante dos años.

Se decía que los dos estuvieron involucrados durante el matrimonio del actor con Valerie y, después de su divorcio, la relación de la pareja se intensificó.

Garces pasó de ser la niñera a la amante, asistente, secretaria y presentadora de Robin. La mujer, que se cree que es de ascendencia filipino-finlandesa, colmó al actor de amor, pues siempre estuvo ahí para él.

La pareja se casó en 1989 cuando ella tenía seis meses de embarazo de su primer hijo. Marsha dio a luz en el mismo año a una hija, Zelda Rae Williams. Tuvieron otro hijo, Cody Alan Williams, en 1991.

Cuando el actor y Valerie se divorciaron, la pareja recurrió a la paternidad compartida. Este arreglo de custodia era tal que Zak pasaba tiempo con su mamá cuando su papá estaba fuera, y Robin estaba ausente muchas veces.

Sin embargo, el joven viajaba a su casa cuando el actor estaba cerca. Las cosas cambiaron después de que Garces entró en escena. Según Valerie, esta última provocó una división entre ella y el histrión.

Según los informes, la amante de Williams impidió que Valerie construyera una relación de paternidad compartida con el padre de su hijo. Ella también provocó un cisma entre Zak y su madre. Agregó que no la quería cerca.

A pesar de la alienación de Valerie de la nueva familia de Robin, el actor de “Mrs. Doubtfire” y Garces tenían problemas matrimoniales. Después de 19 años de matrimonio, los dos se separaron en 2008.

Garces solicitó el divorcio, citando diferencias irreconciliables. Durante su unión, ella y el actor eran una pareja poderosa, ya que eran copropietarios de una productora y se dedicaban a la filantropía.

Según fuentes cercanas a los dos, el alcoholismo y la recaída de Robin habían creado una tensión de la que no pudieron recuperarse. Otro amigo cercano relató que, aunque el protagonista de “Jumanji” fue a terapia, la confianza en su matrimonio ya estaba rota.

Remedios naturales para el envejecimiento prematuro

Un tercer amigo de la familia relató que Garces y Williams se habían separado discretamente antes de finalizar su divorcio. Mientras ella vivía en San Francisco, él residía en el condado de Marin. La fuente también declaró que su decisión de separarse fue amistosa.

La tercera vez que Robin Williams caminó hacia el altar fue con la diseñadora gráfica Susan Schneider. La pareja se conoció por primera vez en una Apple Store local en 2007.

Schneider había sido la primera en verlo, pero antes de salir de la tienda, lo vio sonriéndole y decidió acercarse a saludarlo. Cuatro años después de su primer encuentro, el actor de “Aladdin” se casó con ella.

El reverendo Peader Dalton, de quien se dice que no está asociado con ninguna religión, ofició la ceremonia. El reverendo recordó que la boda había sido simple pero hermosa.

Robin vivía en el condado de Marin con Schneider y sus dos hijos pequeños. Sin embargo, dos años después de su matrimonio, comenzó su dolencia. Los síntomas de Williams se agravaron. Sufría desde dolores de estómago hasta temblores en las terminaciones nerviosas.

En 2014, los médicos le diagnosticaron la enfermedad de Parkinson, pero sus síntomas parecían diferir. Esta condición no podía explicar la paranoia, la ansiedad y la depresión leve que, según su esposa, estaban siendo tratadas como “problemas satélite”.

A medida que la condición del actor empeoraba, los médicos le aconsejaron a él y a su esposa que durmieran en habitaciones separadas.

La dura realidad de las cosas desconcertó tanto a Robin que le preguntó a Schneider si estaban separados. Su pregunta había sido la comprensión de que se había creado un abismo debido a su salud.

A pesar de los medicamentos que le recetaron los médicos, el caso del actor se agravó. Esto llevó a su esposa a sugerir visitar un centro neurocognitivo, a lo que él accedió.

Una semana antes de que la pareja visitara una instalación, encontraron a Robin muerto en un dormitorio. Aunque hubo especulaciones de que su muerte se debió al alcoholismo y la depresión, Schneider aclaró que no fue así.

Después de la muerte del actor, los médicos descubrieron que él había sido mal diagnosticado. Robin experimentaba alrededor de cincuenta síntomas, y todos apuntaban a la demencia con cuerpos de Lewy.

Susan Schneider habló sobre cómo su cónyuge había lidiado con esta condición hacia el final. Dijo que Robin había estado muy afectado porque a menudo lloraba, lo que resultaba ser una pesadilla.

Reforzó que no fue la depresión lo que mató a su esposo, sino que eso había sido uno de los muchos síntomas. Schneider describió la demencia con cuerpos de Lewy como una guerra química en el cerebro.

Explicó que no creía que su esposo tuviera tendencias suicidas y que él no había mostrado tales signos. Sin embargo, concluyó que Robin no quería ir a las instalaciones de las que habían hablado inicialmente.